Organizaciones y centros científicos de excelencia que apoyan el trabajo de Infocyt



Publicado: 2014-08-21

Richard Stallman: ‚ÄúUn software privativo es una injusticia‚ÄĚ

‚ÄúLos Estados sirven a las empresas y no al pueblo. Sin embargo, deben recuperar la democracia y rechazar las medidas plut√≥cratas‚ÄĚ, dijo el creador del GNU en su visita a Valpara√≠so. En UPLA Noticias.

Ésta es solo una de las afirmaciones que  Richard Stallman, creador del Software libre, lanzó este miércoles desde la tarima del Aula Magna de la Universidad de Playa Ancha, frente a una audiencia joven que atentamente escuchó su exposición y luego le realizó consultas.

Stallman  dictó la conferencia “Copyright v/s Comunidad”, en la cual enfatizó en reiteradas ocasiones que el derecho de autor es una forma de cuartar la libertad de los usuarios. Dijo, además, que el argumento de los editores era falso, pues decían resguardar al autor y a los artistas en general, cuando en realidad, buscaban restringir las libertades, medida que calificó como injusta y reprochable.

“Aquí, lo único que les importa a los editores es tener el control de la obra, a través de contratos abusivos con los autores, restringiendo, además, el acceso a los usuarios a compartir”, dijo Stallman.

El especialista explicó que el copyright se fue desarrollando desde el origen de la imprenta, siendo diseñado para adecuarse al sistema centralizado de copias impuesto por el uso de las nuevas tecnologías en aquella época. Pero en la actualidad, este sistema de copyright se adapta mal a las redes informáticas, coartando las libertad de las personas e imponiéndose mediante severas medidas de fuerza, que van desde multas a cárcel, como ocurre en algunos países.

“Negarnos el derecho de copiar nos daña mucho. El sistema de derecho de autor es insorportable. Un verdadero estado democrático debería disminuir el derecho de autor. Podemos medir la falta de democracia a través de este tema. Esta es la guerra por el compartir”, dijo Stallman.

Rechazó, además, la calificación de ‘piratas’  que, según dijo, levantó ‘el enemigo’, para referirse a quienes copiaban o bajaban películas. No se puede comparar a quienes asaltan barcos con quienes quieren compartir información. Incluso,  planteó dejar reservados los derechos de autor solo por diez años (desde la publicación)  y no, en 75 a 100 años (desde la muerte del autor), como ocurre actualmente.

SOFTWARE LIBRE

Previo a su conferencia, el especialista se detuvo para explica el sentido del «Software libre», al precisar que es el software que respeta la libertad de los usuarios y la comunidad. En grandes líneas, significa que los usuarios tienen la libertad para ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, modificar y mejorar el software. Es decir, el «software libre» es una cuestión de libertad, no de precio.

“Promovemos estas libertades porque todos merecen tenerlas. Con estas libertades, los usuarios (tanto individualmente como en forma colectiva) controlan el programa y lo que éste hace. Cuando los usuarios no controlan el programa, decimos que dicho programa «no es libre», o que es «privativo». Un programa que no es libre controla a los usuarios, y el dueño del programa lo controla, convirtiéndolo en un instrumento de poder injusto”, dijo.

Agregó que cuando un software no es libre, somete a los usuarios al poder de un otro. En cambio, cuando un software es libre,  los usuarios tienen cuatro libertades esenciales: La libertad de ejecutar el programa como se desea, con cualquier propósito; La libertad de estudiar cómo funciona el programa, y cambiarlo para que haga lo que usted quiera (el acceso al código fuente es una condición necesaria para ello); La libertad de redistribuir copias para ayudar a su prójimo; y la libertad de distribuir copias de sus versiones modificadas a terceros. Según  Stallman, esto le permite ofrecer a toda la comunidad, la oportunidad de beneficiarse de las modificaciones. El acceso al código fuente es una condición necesaria para ello.

Advirtió que un programa privativo es una injusticia. Genera un sistema de colonización digital y mantiene divididos e impotentes a sus víctimas. Frecuentemente, dijo, el dueño del programa privativo está consciente del poder que ejerce de los usuarios y siente la tentación de aprovecharse para introducir funcionalidades malévolas. Entre ellas destacó: el espionaje de los usuarios;  la restricción al usuario  (grilletes digitales); puertas traseras (que aceptan comandos de otro para hacer algo sucio al ususario); y la censura a las aplicaciones. Para ejemplificar esta acciones de los software maliciosos o “malware”, mencionó a las empresas Microsoft y Apple, quienes las aplican con sus usuarios.

Agregó que el Estado tiene una gran responsabilidad frente a la seguridad nacional del país, si decide utilizar  un programa privativo.

Frente a esta realidad, en 1984 decidió crear un sistema para otorgar libertad a los usuarios: el sistema operativo  GNU. Para ello aplicó términos de distribución que impidieran que este software pudiera ser convertido en software privativo. El método que empleó junto a su equipo, se denomina «copyleft».

“La idea central del copyleft es que le otorgamos a todo el mundo el permiso para ejecutar el programa, copiarlo, modificarlo y redistribuir versiones modificadas; pero no le damos permiso para añadirle restricciones por su cuenta. De esta manera, las libertades cruciales que definen el «software libre» quedan garantizadas para todo aquel que posea una copia; estas libertades se transforman en derechos inalienables”, concluyó.

Previo al inicio de las preguntas, el expositor subastó un peluche símbolo de GNU en cuarenta mil pesos, cuyo dinero se iría como fondo a GNUCHILE.cl movimiento que se preocupa de este tema en nuestro país.

La actividad fue organizada por el Departamento de Ciencias de la Documentación de la Facultad de Ciencias Sociales, con el objetivo de conocer su amplia experiencia en el ámbito de la promoción del software libre.

En UPLA Noticias.

volver



Otros articulos de Divulgación